¿Es conveniente moverlo todo a la nube?

Hay que definir una estrategia de adopción para alinearse con los objetivos de cada organización. En general, las empresas pequeñas sin dudarlo, las medianas trasladar servicios y aplicaciones no críticas y posteriormente continuar con la web y aplicaciones de productividad y colaboración como el correo, la intranet o las reuniones virtuales. Para las grandes organizaciones, nuestra recomendación es adoptar un modelo híbrido.

 

La salida de la crisis vendrá de la mano de las nuevas tecnologías, entre ellas, el cloud computing o “la nube”

 

Desde el fenómeno de internet, en el mundo empresarial no se había visto una transformación de tanto impacto. En este artículo, respondemos a las preguntas más habituales acerca del Cloud.

 

La salida de la crisis vendrá de la mano de las nuevas tecnologías, entre ellas, el cloud computing o “la nube”

 

Desde el fenómeno de internet, en el mundo empresarial no se había visto una transformación de tanto impacto. En este artículo, respondemos a las preguntas más habituales acerca del Cloud. ¿Qué es el Cloud o Nube?: Un modelo de consumir tecnología como servicio (aplicaciones, computación y almacenamiento), sin necesidad de inversiones, de forma segura y accesible desde cualquier lugar. Esta revolución está ofreciendo a las empresas un gran ahorro de costes ya que elimina las inversiones iniciales (Capex) y las convierte en gastos variables muy reducidos según el consumo (Opex)

 

Cuales son los principales beneficios que aporta una nube

 

El principal elemento de la productividad es el erp cloud que te permite administrar todos tus procesos: Finanzas, Producción, Contabilidad, CRM, RH, Compras, Inventarios, E-Commerce y más.

 

Evita inversiones en activos tales como hardware y software.

Se paga sólo por el uso necesario.

Siempre actualizado, al día.

Permite ajustar el servicio o crecer en cualquier momento

Permite  diferenciar el servicio por usuario, ajustando todavía más el coste.

 

Por que actualmente se utiliza mucho la nube?

La situación macroeconómica obliga a reducir costes.

 

2 – Por la presión de los mercados para que las empresas innoven con inversiones reducidas.

 

3 – Porque hay una necesidad de alinear las tareas de TI con las necesidades del negocio.

 

4 – Porque las interfaces web han madurado tanto que prácticamente se logran experiencias similares a la que se puede conseguir con una aplicación de escritorio.

 

5 – Porque las comunicaciones son mejores y más fiables, con margen de mejora.

 

6 – Porque la necesidad de movilidad de los empleados para poder trabajar en diferentes ubicaciones implica ciertos retos que las aplicaciones online en la nube cubren a la perfección.

 

¿Cúales son los tipos de servicios en la nube?

 

1 – Software como servicio (SaaS): Permite usar aplicaciones sin tener que adquirir ni mantener ningún activo en su empresa. Por ejemplo: correo, agendas,  gestión del portal, intranet o celebrar reuniones a distancia, en cualquier momento y lugar. En cuestión de horas es posible disponer de todo lo necesario para trabajar con sólo una conexión internet. Microsoft BPOS / Office 365 y Google Apps son dos de las principales ofertas del mercado.

2 – Plataforma como servicio (PaaS): Se trata de un sistema operativo en la nube que abstrae la complejidad que implica la gestión y mantenimiento de servidores y provee funciones de red, cálculo, almacenamiento y bases de datos. Típicamente, los usuarios de este tipo de modalidad son departamentos TIC y proveedores de software. Microsoft Windows Azure, Salesforce, Google App Engine son ejemplos de este modelo.

3 – Infraestructura como servicio (IaaS): Permite disponer de una infraestructura de servidores virtuales optimizada para poder desplegar de forma rápida nuevos servicios. Es el modelo más flexible e introduce ahorros,  aunque no tantos como los dos anteriores tipos de nube ya que se requiere una gestión y mantenimiento. El cliente típico de este servicio son departamentos de informática que desean reducir costes, desplegar aplicaciones propias y disponer de control y flexibilidad para crecer según las necesidades.

 

¿Dónde están las aplicaciones y mis datos?

Según estemos hablando de una nube pública o una nube privada:

 

1 – Nube pública: En datacenters repartidos geográficamente en diversos continentes, protegidos con grandes medidas de seguridad y sistemas que ofrecen un alto nivel de disponibilidad. Están diseñados para optimizar recursos y energía, ser gestionados de forma automatizada, y compartir el servicio con miles de clientes asegurando la confidencialidad de los datos, reduciendo costes y consiguiendo economías de escala.

 

2 – Nube privada: En su centro de datos. Este modelo permite a la empresas obtener un mayor partido de sus inversiones de infraestructura y autoabastecerse optimizando sus recursos y prestando servicios de manera interna. Especialmente indicado para grandes organizaciones que desean mantener totalmente el control de su infraestructura y de sus datos en sus propios centros.

 

3 – Nube híbrida: Un modelo que en función de cada organización, permite combinar servicios en nube pública con otros en nube privada. Los motivos suelen ser la necesidad de mantener el control absoluto de ciertas aplicaciones o información.